El uso del ácido hyaluronico en el tratamiento de la patología articular (osteoartritis) está ampliamente documentado en la literatura médica y en las publicaciones científicas.

El ácido hyaluronico es un polímero natural que ayuda a la lubrificación, nutrición del cartílago articular, la absorción de impactos y la regeneración. Su rol principal dentro del líquido sinovial es mantener las características visco elásticas estructurales y funcionales de la matriz articular. La osteoartritis es el resultado de desequilibrios en el proceso de degradación y regeneración del cartílago articular por causas mecánicas o biológicas, y se caracteriza por una disminución de la cantidad y calidad del ácido hyaluronico provocando un aumento del dolor y la rigidez en las articulaciones afectadas.

Las infiltración interarticular de ácido hyaluronico conlleva una recuperación inmediata de la concentración y el peso molecular adecuado. Dando como resultado una mejora de la sintomatología del paciente con artrosis. EL uso del ácido hyaluronico está indicado en aquellos pacientes en los que las terapias de rehabilitación, fisioterapia y antiinflamatorios han fracasado.

La introducción de ácido hyaluronico exógeno ha demostrado el retraso de la progresión de la osteoartritis así como el retraso de la necesidad de una cirugía de recambio articular.

Además los pacientes refieren mejora del dolor tanto en reposo como con la actividad.

El ácido hyaluronico de alto peso molecular actúa como amortiguador de impactos mientras que el ácido hyaluronico de bajo peso molecular actúa como lubrificante articular. La combinación de ambos mecanismos es esencial para el buen funcionamiento en la articulación lesionada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies