Las lesiones tendinosas son muy frecuentes tanto en el ámbito deportivo como fuera del mismo. La mayoría evolucionan favorablemente con el tratamiento conservador.

Pero en aquellas en las que el tratamiento médico ha fracasado (antiinflamatorios, rehabilitación, fisioterapia, soportes plantares…), la cirugía es la alternativa. Hoy en día contamos con técnicas endoscópicas (tenoscopia) que proporcionan una visión directa de la lesión con una técnica mínimamente invasiva y unos plazos de recuperación más cortos.

Frente a la realización de una tenosinovectomía abierta, la realizada de forma endoscópica nos proporciona una mayor comodidad al paciente, una menor morbilidad de la zona intervenida y una incorporación más rápida a su actividad habitual, de acuerdo a lo publicado por van Dijk y cols. Además el riesgo de adherencias postquirúgicas se minimiza enormemente al realizar una apertura de la vaina tendinosa mínima, sólo en la zona de los dos portales para la introducción de la lente de 2,7 mm con su correspondiente vaina de 2,9 mm.

Se trata de una cirugía que ofrece una rápida recuperación. El paciente sale el mismo día de la clínica o al día siguiente. Es necesario el uso de muletas y la inmovilización con férula de yeso hasta la retirada de los puntos. Posteriormente se recomendará el uso de una orteis tipo Walker en función del procedimiento realizado. La vuelta al deporte es progresiva iniciándose con deporte de poca carga como la bicicleta o la piscina.

La tenoscopia se utiliza para el tratamiento de las lesiones de los tendones peroneos, el tibial posterior, el flexor largo del hallux…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies